Actualice su navegador
ir al contenido

Rochester Hotel - concept

Lunfardo

Originado en el siglo XIX, principalmente por los italianos inmigrantes en el barrio de Palermo en Buenos Aires, lenguaje que encierra influencias de diferentes lenguas, a parte de la italiana como base, contiene palabras sicilianas, africanas, italianas, aimaras, mapuches, judías, gitano-españolas, gallegas, quechuas, árabes, guaraníes, polacas, portuguesas, inglesas, se mezclan en el uso cotidiano. Muchos lingüistas sostienen que el término lunfardo proviene de el término italiano lumbardo, que deviene de lombardo, habitante de Lombardía, al norte de Italia.
Es el lenguaje popular, el lenguaje de los suburbios, con una forma de hablar exagerada. Construido a partir de la relación y dinámica entre la sociedad carcelaria, los jóvenes y el mundo del trabajo.
Algunas de las palabras que pasaron a ser las más usadas en el lenguaje cotidiano son:
laburar: (del italiano "lavorar") como sinónimo de trabajar;
fiaca: ("fiacca": flaqueza en italiano); desgano, pereza;
mufa (moho): fastidio y también mala suerte;
mina: muchacha en dialecto lombardo;
gamba (pierna): alguien que ayuda o tiene buenas intenciones, también cien pesos porque "ayudan";
gambetear: esquivar;
minga: nada en dialecto lombardo;
yeta (del italiano "gettare": lanzar): mala suerte;
yira/yiro (de girar, dar vueltas): prostituta callejera;
atenti (atentos): atención;
salute (salud en italiano);
cuore (corazón en italiano): , si alguien dice te quiero de cuore quiere decir te quiero con el corazón.
Piantao: loco (italiano)
Chorro: ladrón (carcelario)
Gil: tonto (italiano)
Junar: mirar (caló gitano-español)
Chabón: ‘chambón’ (hoy ‘muchacho’) (castellano)
Chamuyar: hablar seductor (caló gitano-español)
Firulete: paso complicado (gallego-francés)
ropa (quechua)
Papirusa: mujer hermosa (polaco)
Pucho: cigarrillo (quechua)
Subir